CIENCIA 2012

Esqueleto de mamut descubierto en Francia

El esqueleto prácticamente completo de un mamut, que habría vivido entre 200.000 y 50.000 años antes de nuestra era, fue descubierto en un yacimiento cerca de Picardía, norte de Francia.
Los huesos de tamaño impresionante fueron descubiertos el verano boreal pasado en ocasión de las excavaciones de un sitio galorromano en Changis-sur-Marne, cerca de la ciudad de Meaux, por el Instituto de investigaciones arqueológicas preventivas (Inrap), que los presentó el martes a la prensa.

Se reconocen fácilmente un fémur, dos colmillos, una mandíbula y cuatro vértebras aún conectadas bajos los omóplatos.

El análisis de los huesos debe permitir reconstituir la historia del mamífero, que ha sido bautizado "Helmut" por el equipo de excavación, aunque se ignora si se trata de un macho.

El excepcional descubrimiento contribuirá también a precisar los vínculos del mamut con el hombre: por ejemplo, investigar si murió de una muerte natural, o si fue cazado.

En el sitio se hallaron también pedazos de silex que parecen haber sido utilizados para despedazar al animal, precisó el responsable científico de la excavación, Gregory Bayle.

Los arqueólogos ya pudieron determinar que se trata de un animal joven, de entre 20 a 30 años.
El grupo tratará de explicar también la presencia en el mismo sitio de elementos de un segundo esqueleto de mamut, un húmero y un fragmento de
mamut, un húmero y un fragmento de colmillo.

----------------------------------------

Hallan una proteína esencial que evita que las células madre puedan generar cáncer

Investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) han descubierto una proteína que tiene un papel esencial para evitar que las células madre adultas proliferen hasta convertirse en oncogénicas, es decir, que pueden generar cáncer.

El hallazgo, publicado en la revista 'Cell Stem Cell', podría representar una estrategia valiosa como tratamiento terapéutico frente al cáncer. En la actualidad, hay abundantes pruebas que indican que la senescencia celular es una protección natural contra el desarrollo fisiológico del tumor.
Los investigadores han hallado que la proteína Ezh1 induce a cambios epigenéticos que, según explica la jefa de Grupo del Laboratorio de Estudio del Envejecimiento de Células Madre y autora principal del estudio, la doctora Susana González, "suponen una barrera fisiológica esencial durante la transformación oncogénica".

Así, los autores propone que Ezh1 "protege el equilibrio entre el mantenimiento y una proliferación incontrolada de las células madre hematopoyéticas [las que proceden de la médula ósea]". Por esta razón, podría tener un gran impacto en la práctica clínica, ya que implica que "la inducción de la senescencia puede suponer una estrategia valiosa como tratamiento terapéutico para el cáncer".

La autora apuesta por investigar y ahondar en el comportamiento de las células madre adultas, "puesto que el uso terapéutico de dichas células ya está dando lugar a tratamientos innovadores sobre ciertas patologías degenerativas agudas o crónicas".

La razón es que las células madre adultas tiene capacidad de autorrenovarse y seguir siendo células madre o continuar la vía de diferenciación para la que están programas y, por lo tanto, inducir uno o más tejidos maduros, funcionales y plenamente diferenciados.

"Este fenómeno exige una compleja red molecular aún muy desconocida entre diferentes reguladores celulares que controlar la autorenovación", explica; un ejemplo de esto son las proteínas de Polycomb y su efecto sobre los supresores de tumores p16INK4 y ARF, "absolutamente necesarios para el mantenimiento de determinadas células madre".

Además, el hallazgo identifica como la desaparición de un factor esencial para el mantenimiento de células madre embrionarias también juegan un papel clave en el control homeostático de las células madre hematopoyéticas.

"Comprender los mecanismos moleculares por los cuales Ezh1 afecta a las células madre nos proporciona nuevos conocimientos sobre la biología de células madre hematopoyéticas y sus posibles aplicaciones. Investigaciones futuras sobre el papel oncogénico de Ezh1 en trastornos hematológicos, nos van a facilitar el desarrollo de terapias específicas", concluye.

Hallan el exoplaneta más próximo y parecido a la Tierra

Astrofísicos internacionales han detectado el exoplaneta más cercano al Sistema Solar, con una masa similar a la Tierra y que orbita en torno a una estrella parecida al Sol, gracias al telescopio chileno de La Silla.
El hallazgo de este cuerpo, localizado a tan sólo cuatro millones de años luz, una distancia muy pequeña en términos astronómicos, es "muy emocionante" para el equipo portugués que ha llevado a cabo el estudio y que publica hoy la revista británica "Nature".
Pese a este sorprendente hallazgo, los expertos han descartado que este planeta -situado en el sistema binario Alfa Centauri- sea habitable, aunque esperan que este sistema estelar albergue nuevos planetas en los que la vida sea posible.
La estrella alrededor de la que este planeta orbita, denominada Alfa Centauri B, es una enana naranja, un poco más vieja que el Sol y con una actividad estelar similar, según el astrofísico portugués Xavier Dumusque, de la Universidad de Ginebra y director del estudio.
Dumusque dedujo la existencia del planeta gracias a las mediciones del telescopio del Observatorio Europeo del Sur situado en la localidad chilena de La Silla, y al efecto Doppler, una técnica que permite hallar nuevos cuerpos por los cambios producidos por el tirón gravitatorio que ejerce este planeta.
Uno de los principales objetivos de los astrónomos es encontrar planetas con masas similares a la Tierra, cuya estrella sea parecida al Sol y que estén a una distancia habitable de ella, lo que permitiría la presencia de agua en estado líquido.
Sin embargo, el planeta hallado se encontraría tan cerca de su estrella que la temperatura oscilaría en torno a los 1.500 grados kelvin (1.227 grados centígrados), demasiado elevada como para contener agua líquida.
Así, la superficie del planeta estaría recubierta de materiales derretidos por el calor, similares a la lava, describió Dumusque en una rueda de prensa celebrada a través de internet.
Las pocas probabilidades de hallar agua líquida ha motivado que los científicos no lo consideren un "gemelo" de la Tierra y hayan descartado que pueda albergar vida, al menos, según las características con las que se concibe en la actualidad.
Desde 1995, se han encontrado varios cientos de exoplanetas, pero ninguno dentro de la denominada zona de habitabilidad respecto a su estrella, según el artículo de "Nature".
Los astrofísicos mantienen la esperanza de hallar un planeta cercano al anunciado hoy que cumpla todas las condiciones, ya que las teorías actuales defienden que la formación de un planeta parecido a la Tierra sería posible en torno a Alfa Centauri B.
De hecho, los investigadores calculan que este planeta podría estar acompañado por hasta seis más, y algunos podrían estar situados dentro de la zona de habitabilidad.
Los científicos monitorizan también a su estrella hermana en el sistema -Alfa Centauri A-, aunque reconocen que en este caso la detección de planetas a su alrededor es mucho más compleja porque su brillo es más intenso, lo que dificulta las mediciones.
"Los próximos años van a ser muy emocionantes a la hora de hallar nuevos planetas en este sistema, algunos de ellos probablemente habitables", aseguró Greg Laughlin, experto de la Universidad de Santa Cruz (California, EEUU).
En los próximos meses se llevarán a cabo nuevas mediciones para confirmar la existencia del planeta descubierto y obtener nuevos datos sobre su atmósfera -si la tiene- y sobre la composición de su superficie, averiguaciones que hasta ahora sólo se han podido llevar a cabo en exoplanetas más grandes.
"Es un descubrimiento muy importante porque es nuestro vecino más cercano, lo que da pie a posibilidades muy emocionantes para seguir investigando", explicó por su parte el astrofísico Stephane Udry, de la Universidad portuguesa de Oporto.
Sin embargo, aún tendrán que pasar décadas de avances tecnológicos que permitan enviar exitosamente una misión espacial hasta los planetas de esta constelación, añadió el científico.

la próxima gran tormenta solar

La partícula de Dios

Bosón de Higgs, el mayor descubrimiento en un siglo

Arturo Barba/

MÉXICO, D.F., julio 6 (EL UNIVERSAL).- Científicos del Gran Colisionador de Hadrones (LHC) del Centro Europeo de Investigación Nuclear (CERN, por sus siglas en francés) confirmaron el descubrimiento del Bosón de Higgs, partícula subatómica conocida popularmente como la “partícula de Dios”, esquivo componente que hace que todos los objetos del Universo tengan masa.

Este hallazgo científico, considerado el más importante del mundo en los últimos 100 años, fue anunciado por Joe Incandela, portavoz del detector Solenoide Compacto de Muones (CMS) del LHC, que desde hace años busca esta pequeña partícula subatómica, última pieza faltante del Modelo Estándar de la física, que explica todas las fuerzas del Universo.

“Si bien es un resultado preliminar, es muy fuerte y muy sólido”, afirmó Incandela durante la Conferencia Internacional de Física de Altas Energías (ICHEP 2012) que se celebra en Melbourne, Australia, donde se expusieron los resultados obtenidos por los experimentos CMS y ATLAS del LHC.

En un comunicado del CERN, se señala que con un nivel de confianza de 95% se puede decir que el bosón de Higgs tiene una masa de 125.3 gigaelectrónvoltios (GeV), unas 130 veces la masa del protón, con un valor de 4.9 sigma, cifra que indica una elevada certeza de que el resultado es confiable, ya que oficialmente un descubrimiento debe tener un valor de 5 sigma.

“Hemos franqueado una nueva etapa en nuestra compresión de la naturaleza”, señala Rolf Heur, director del CERN. “El descubrimiento abre la vía a estudios más reposados que exigen más estadísticas y que establecerán las propiedades de la nueva partícula”, asegura.

Desde fines del año pasado, científicos del CERN ya habían anunciado que tenían indicios de la existencia del bosón de Higgs, pero los datos obtenidos por los detectores CMS y ATLAS del CERN durante 2011 y 2012, así como del Tevatron del Laboratorio Nacional Estadounidense Fermilab (Fermi National Accelerator Laboratory), durante 10 años, complementaron la información suficiente para anunciar el hallazgo.

Con un “gracias, naturaleza”, Fabiola Gianotti, directora del detector ATLAS, informó que encontraron una nueva partícula con masa 126.5 gigaelectronvoltios, con 5 sigma, lo que significa un descubrimiento. Pero que aún se necesita más tiempo para publicar los resultados.

Los físicos realizaron sus experimentos en el LHC y Fermilab, que son grandes laboratorios subterráneos con túneles en forma de anillo y con grandes colisionadores, en cuyo interior se impactan pequeñas partículas subatómicas aceleradas casi a la velocidad de la luz -en este caso, protones-, que al desintegrarse pueden observase y analizarse sus componentes más pequeños tanto de materia como de energía.

Modelo teórico

El planteamiento hecho en los años 70 por los físicos Peter Higgs, Robert Brout y François Englert, sugiere que después del origen del Universo con el Big Bang las partículas carecían de masa, pero cuando se enfrió surgió un campo de fuerza invisible que fue llamado el “campo de Higgs”, el cual se formó junto con su partícula el “bosón de Higgs”.

Este campo prevalece en todo el cosmos y todas las partículas que interactúan con él adquieren masa, y esta idea había proporcionado una solución satisfactoria y bien provista de fenómenos y cálculos matemáticos, pero el problema era que hasta ahora nadie jamás había observado el bosón de Higgs en un experimento para confirmar la teoría.

“Se trata de una gran logro del intelecto comprobar que en la naturaleza existe un mecanismo matemático teórico”, señala Gerardo Herrera Corral, del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del IPN (Cinvestav) y líder del grupo mexicano que trabaja en el CERN.

El investigador mexicano explica que el bosón de Higgs es una piedra angular del sistema de conocimiento actual. Le da una cierta resistencia al movimiento a la materia. Esto impide que se muevan a la velocidad de la luz en el vacío. Este mecanismo es similar al campo gravitacional o al campo electromagnético.

A la presentación de los resultados acudió el propio Peter Higgs, quien expresó lo siguiente: “Estoy extraordinariamente impresionado por lo que han logrado; mis felicitaciones a todos los implicados en este increíble logro. Es una enorme felicidad haberlo podido vivir”.

Lo que sigue

Después del descubrimiento, el siguiente paso será determinar la naturaleza exacta de la partícula y su importancia para nuestra comprensión del Universo. Saber si el bosón de Higgs es el último ingrediente o si hay algo más exótico.

El modelo estándar describe las partículas fundamentales de la que estamos hechos nosotros y cada cosa visible en el Cosmos, así como las fuerzas que actúan entre ellos. Sin embargo, es un asunto complejo.

“La diferencia del campo de Higgs con los campos gravitacional o electromagnético que nos son más familiares, es que no tiene una dirección determinada”, explica el mexicano Gerardo Herrera.

“El campo gravitacional al que estamos acostumbrados se manifiesta siempre en dirección al centro de la Tierra. Gracias a eso permanecemos fijos en la superficie del planeta independientemente de la latitud y longitud en que nos encontremos”.

El campo de Higgs interactúa con todas aquellas partículas que viven inmersas en él y les proporciona una masa, es decir, una cierta resistencia al movimiento.

Tomemos como ejemplo un salón lleno de adolescentes donde entra Justin Bieber, el cuarto es el campo de Higgs y Bieber una partícula de materia. Inmediatamente se agrupa un montón de jóvenes en torno al artista para saludarlo y pedirle su autógrafo, además del consecuente flujo de gritos. Después, las otras chicas de los alrededores se acercan para saber los detalles, generándose una onda de agrupamiento que corre por todo el lugar, formando un solo paquete compacto que sigue a Bieber a lo largo de todo el salón.

Ese agrupamiento le da a Bieber una masa mayor de lo normal, es decir, adquiere una resistencia al movimiento mayor y le cuesta más trabajo cruzar el salón, que si lo hiciera solo. Ese agrupamiento que le dio más masa es el bosón de Higgs.

--------------------------------------------------------------------------

EL UNIVERSAL

jueves 5 de julio de 2012  

Hallan evidencia en Suiza de la "Partícula de Dios"

El bosón de Higgs es pieza esencial para el avance de la física subatómica

Ginebra.- En medio de vítores y ovaciones, los científicos del mayor colisionador de átomos en el mundo dijeron el miércoles haber descubierto una nueva partícula subatómica, la cual "concuerda'' con el largamente buscado bosón de Higgs -conocido popularmente como la ``Partícula de Dios''- que ayuda a explicar qué le da forma y tamaño a toda la materia en el universo.
"Hemos hallado ahora la piedra angular que le faltaba a la física de las partículas'', dijo Rolf Heuer, director de la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN, por las siglas en francés de su nombre provisional), a otros científicos.
Indicó que la partícula subatómica recién descubierta es un bosón, pero no quiso afirmar que sea el mismísimo bosón de Higgs, una distinción fundamental.
"Como lego, creo que lo logramos'', declaró ante la feliz multitud. ``Tenemos un descubrimiento. Hemos observado una nueva partícula que concuerda con un bosón de Higgs''.
El bosón de Higgs, que hasta ahora ha sido una partícula teórica, es considerado clave para comprender por qué la materia tiene masa, que se combina con la gravedad para darle peso a un objeto.
La idea es parecida a la gravedad y a su descubrimiento por Isaac Newton: la gravedad estuvo allí todo el tiempo antes de que Newton la explicara. Pero ahora los científicos han visto algo muy similar al bosón de Higgs y pueden darle nuevos usos a ese conocimiento.
El colisionador de átomos del CERN, llamado Gran Colisionador de Hadrones y construido a un costo de 10.000 millones de dólares bajo la frontera franco-suiza, ha estado produciendo colisones de protones de alta energía para investigar la materia oscura, la antimateria y la creación del universo, que muchos conjeturan ocurrió luego de la conocida como Explosión Primordial.

Fósiles recientemente encontrados pueden confirmar un antiguo delta en el Estado Sucre

Restos de un posible Megalodón y otros vertebrados de gran tamaño no identificados hasta el momento fueron descubiertos por unos pescadores de la península de Araya en el Estado Sucre a comienzos del 2011. Rafael Rojas y otros lugareños verificaron en la zona estos bien conservados ejemplares.

Se estima que los últimos representantes de la especie Megalodón, se habían extinguido a finales del Neógeno, aproximadamente entre 5 y 2.6 millones de años. Esto concuerda con una posible teoría en la que el río Orinoco desembocaba en el Estado Sucre durante esa época y que su delta fue moviéndose hasta su actual posición por los diferentes movimiento orogénicos que ha ocurrido en todo este tiempo.

Entre los restos fósiles encontrados en la localidad, se pueden observar elementos postcraneales referibles a un conjunto de vértebras, de los cuales se descarta que sean parte de un Megalodón, ya que esta especie como todo los tiburones, no poseían un esqueleto osificado, sino compuesto por vértebras cartilaginosas, las cuales son muchas veces difícil de conservar durante el proceso de fosilización. Por este motivo, lo que principalmente se conserva de los tiburones fósiles, son sólo sus dientes. Estos restos vertebrales según especialistas en la materia, son referibles a un cetáceo; Las características morfológicas de los centros vertebrales son diagnosticas de este grupo, inclusive faltando los restos de las apófisis o procesos laterales y espina dorsal. Sin embargo, sería necesario encontrar más piezas, elaborar más estudios y realizar pruebas científicas para llegar a un nivel o a una determinación taxonómica más precisa que pudiera permitir una identificación hasta nivel genérico o específico.

Diferentes teorías:
La importancia de todos estos fósiles encontrados, hace pensar a científicos la posibilidad y existencia de un antiguo ambiente con acumulación de organismos por sedimentación, teniendo una variada paleodiversidad, que permitía el desenvolvimiento ecológico de todos los grupos que habitaron el lugar. La presencia de una gran cantidad de especies de tiburones, en especial las evidencias referibles al Megalodón, llevaría a pensar en un ambiente marino con abundantes presas. En otras partes del mundo, son muy comunes en los yacimientos del Neógeno marino, en los cuales hay restos de grandes cetáceos asociados con abundantes dientes de Megalodón, ya que estos grandes mamíferos marinos eran parte de su dieta. En rocas del Mioceno del Estado Falcón y del Estado Sucre, se han colectado restos vertebrales de grandes cetáceos fósiles, en los cuales se encuentran clavados dientes de Megalodón. Lo cual asevera las interacciones tróficas entre ambos grupos; tal como lo hace hoy en día el gran tiburón blanco (Carcharodon carcharias), con ballenas y otros mamíferos como focas y lobos marinos.

En estos hallazgos hay vértebras que están tan erosionadas y agrietadas que es muy difícil su identificación, tal vez en el futuro con el descubrimiento de más piezas, por ejemplo de un cráneo o dientes de mandíbulas, se pueda identificar que especie de animal sería.

Otra teoría sobre estos enigmáticos especímenes sería del antepasado del delfín rosado actual, de seguro el alimento preferido del Megalodón en la zona. Quizás este último hizo que los ancestros de la tonina de origen marino fueran desplazados del mar hacia el río Orinoco, viviendo posiblemente durante esta época en la desembocadura del Orinoco, adaptándose a su agua dulce para después evolucionar hacia las 2 subespecies, el delfín rosado (Inia geoffrensis) y el delfín rosado del Amazonas (Inia geoffrensis geoffrensis).

En el sitio hay más de un kilometro a la redonda con diferentes fósiles, el diente más grande que se halló es de más de 8 centímetros y está en poder de unos de los lugareños, lo que se espera que el personal calificado (Paleontólogos) pueda estudiar la zona.

 

Caracoles y Ostras
Por todo el lugar se encuentran esparcidos gran cantidad de caracoles y ostras que de ser datadas en los diferentes estratos pudieran arrojar el posible rango de tiempo que desembocó el Orinoco en esta formación y completar el mapa cronológico de Venezuela y de nuestro mayor río.

 

Diferentes Deltas
Como se sabe, hay un gran número de animales marinos que se aglomeran en los deltas de los ríos para poder aprovechar los diferentes nutrientes y desechos que arrastran hacia el mar los afluentes de agua dulce, por lo que es común la convivencia de diferentes tipos de animales y la diversidad de vida en dichas zonas.

Debido al gran tamaño que tuvo el río Orinoco en tiempos ancestrales esta diversidad de vida marina debió haber sido igualmente grande, pero en todo el tiempo que tiene el río Orinoco, se conoce por restos fósiles el Estado Falcón que fue su “prodelta” más distinguido, o por mucho tiempo su principal desembocadura, la diversidad de fósiles encontrados en los médanos de Coro lo hace destacarse internacionalmente, derivados de la desembocadura del río proto-Orinoco en la parte occidental del Estado Falcón, datados en el Neógeno tardío más específicamente en el Mioceno, período que comenzó hace 23,03 millones de años y terminó hace 5,332 millones de años.

Aunque hay una parte de la comunidad científica que no comparte la idea de un delta en esta zona y que estos fósiles no son típicos de una desembocadura, lo que hace diferenciar una antigua playa normal y una posible desembocadura del río Orinoco en la península de Araya es la cantidad de fósiles esparcidos por el lugar. Un texto extraído de estudios realizados en el Estado Falcón, indica la influencia de un protodelta en la formación de sedimentos y acumulación de tantos fósiles en la zona.
El texto explica lo siguiente: “Paleoambientes: Basándose en los foraminíferos, Renz (1948) interpreta que la formación se depositó inicialmente en condiciones marinas de poca profundidad, probablemente inferior a 100 m, con salinidad normal, cerca de una tierra baja, en un clima tropical. La parte lutítica de la formación, el Miembro Menecito, se depositó a mayor profundidad, entre 200 y 600 m. Blow (1959) amplió estas interpretaciones para el miembro lutítico de la Formación San Lorenzo, anotando la ocurrencia de conjuntos de foraminíferos arenáceos de interior complejo en varios niveles discretos, que representan períodos de profundización y subsidencia de la cuenca, acompañados de flujos turbidíticos. Díaz de Gamero (1996) interpreta estos conjuntos de foraminíferos arenáceos como propios de prodelta en agua profunda, derivados de la desembocadura del río proto-Orinoco en Falcón occidental, de la misma forma que los conjuntos arenáceos de agua profunda estudiados en el Neógeno tardío de Trinidad se relacionan con el río Orinoco. Los peces fósiles identificados originalmente por Leriche (1938) y reestudiados por Aguilera (1993) corresponden a tiburones típicos de la zona batial superior.” Confirmando 2 cosas:

A.- Que en la escala temporal geológica de la desembocadura del río Orinoco en la zona fue amplia e importante para su formación.

B.- Los Tiburones son típicos en desembocaduras de ríos y entre mas grandes es el delta más grande serán los animales y sus depredadores, en este caso el posible Megalodón encontrado en Araya.

El cauce del río Orinoco del presente es el producto de una serie de procesos geomorfológicos complejos, difíciles de estudiar, tales como: levantamientos de cadenas montañosas como Los Andes, Sierra de Coro, también conocida como Sierra Falconeana, El Ávila y otras cordilleras ubicadas al norte de nuestro país; que hicieron las veces de barreras logrando mover el curso del antiguo río en tiempos suficientemente rápidos dentro de la escala temporal geológica como para no dejar rastros de sedimentos por desembocadura en la gran parte de la costa Venezolana; desviando al Orinoco hacia el oriente para finalmente desembocar en el Atlántico, por eso la importancia del estudio de estos fósiles en el Estado Sucre.

Las evidencias que certifican que el río Orinoco desembocaba en el Caribe son los fósiles encontrados en el Estado Falcón, restos de animales propios de los ambientes fluviales de la Amazonia, de igual manera se puede realizar esta comparación con los fósiles encontrados en el Estado Sucre y certificar que ahí estuvo su desembocadura hace 2,6 millones de años.

Estos estudios también responderían las siguientes preguntas:

  • ¿Cuánto tiempo le tomo al río Orinoco pasar la desembocadura del Estado Falcón al Estado Sucre?

  • ¿Cuál es el período de tiempo que estuvo la desembocadura del río Orinoco en el Estado Sucre?

  • ¿Si el intervalo de tiempo que estuvo el río Orinoco desembocando en el Estado Sucre fue suficiente largo para crear parte de las penínsulas y posiblemente los sedimentos de las islas Margarita, Coche y quizás otras islas (Trinidad y Tobago)?

  • ¿Cuánto tiempo le llevó al río Orinoco pasar del Estado Sucre al Delta Amacuro?

  • ¿Cuánto tiempo tiene la desembocadura del río Orinoco en el Delta Amacuro?

  • ¿Cómo influyó la evolución de la flora y la fauna con la desembocadura del río Orinoco en el mar Caribe?

Diferentes penínsulas:

En base a la conjetura de que parte de la Península de Paraguaná posiblemente se formó por la acumulación de sedimentos que producía la desembocadura del río proto-Orinoco creando la isla de Coquivacoa o su istmo, cabe preguntar con estos estudios ¿La característica geoformación de “martillo” en la costa del Estado Sucre (Península de Araya y península de Paria) se debió a la desembocadura por un largo período de tiempo del río Orinoco en esta zona? o ¿es solo casualidad de procesos geológicos caprichosos que llamamos penínsulas?. De cualquier manera es importante todos los datos paleontológicos que se puedan recabar mediante el estudio de estos fósiles y que al final pueden responder preguntas relacionadas con zonas que caracterizan de manera peculiar la geografía de Venezuela.

De confirmar que las penínsulas de Paraguaná, Araya y Paria se formaron en parte por sedimentos del antiguo delta fluvial del proto-Orinoco quedaría por explicar la formación de Península de La Guajira. Es importante destacar que actualmente no hay ninguna certeza científica que relacione las grandes desembocaduras de ríos con la formación de penínsulas.

Motivado principalmente a la erosión y otros factores ambientales los fósiles en Venezuela son raros y no se conoce oficialmente otro yacimiento como el de Falcón que confirme una desembocadura del río Orinoco por un tiempo geológicamente trascendental para destacar su importancia científica, esperamos que estos estudios no se haga con la intensión de extraer minerales de interés económico como el oro, petróleo, etc. sino por un estudio científico, por completar nuestro mapa geológico y catalogar las diferentes especies de animales que vivieron en nuestro país y que forman parte de la evolución actual de flora y fauna. De confirmarse mediante pruebas científicas la datación de estos fósiles podría aclararse gran parte de nuestra vida prehistórica y completar el engranaje del tiempo evolutivo en Venezuela.

Fuente: Wikipedia, PDVSA, fotos tomadas en el sitio y de los fósiles encontrados.