REAL FORTALEZA SANTIAGO DE ARROYO DE ARAYA

La Real Fortaleza de Santiago de Arroyo de Araya

Mejor conocido como el castillo de Araya por sus habitantes, es un castillo ubicado en la población de Araya, en el estado Sucre, Venezuela. Fue construido por los españoles para defender las salinas de Araya de las incursiones holandesas. A pesar de que las salinas de Araya fueron visitadas por Pedro Alonso Niño y Cristóbal Guerra en febrero de 1499 (cinco años después del recorrido de Cristóbal Colón por las costas venezolanas, en su segundo viaje como lo demuestra el historiador Juan Manzano Manzano), al realizar expediciones de exploración y conquista en el litoral de Paria, para la corona española, no fue sino hasta 1601, cuando el Imperio español ante las incursiones de holandeses e ingleses en la península de Paria - con el firme propósito de apoderarse de las salinas y de la explotación perlífera-decide iniciar un estudio para construir una fortaleza en Araya.

En tal sentido, en 1604 el gobernador Suárez Amaya, el ingeniero Bautista Antonelli y el capitán Pedro Suárez Coronel, visitaron el lugar. Asimismo, esta situación llegó a un punto crítico, cuando al año siguiente ocho barcos holandeses se enfrentaron a la flota española (Armada Invencible) que los derrotó, destruyó las instalaciones que habían construido en Araya, ejecutando además a los prisioneros, entre ellos a su comandante, el pirata Daniel Mujerol, en el cerro que hoy lleva su nombre; lo que paralizó por varios años los intentos holandeses por ocupar la península.

En 1620 ante una nueva ofensiva de los holandeses por ocupar la península, el gobernador de Cumaná, Diego de Arroyo y Daza comunica al Rey la imperiosa necesidad de construir defensas en la provincia. Situación que fue confirmada al poco tiempo cuando los holandeses fueron rechazados en 1621, tras llevar a cabo dos ataques. Por tal motivo, el 15 de enero de 1622 fue decretada en Madrid la construcción del castillo, por disposición de la Junta de Guerra de la monarquía de España el 15 de Enero de 1622, lo que coincidió con el desembarco en Araya de varias urcas holandesas para cargar sal, seguidos de una flota de 27 navíos que procedieron a construir 2 fuertes e instalaciones para su extracción. El 30 de noviembre de 1622, se produjo una de las batallas navales más importantes de América en el siglo XVII, cuando 43 navíos holandeses atacaron Araya con el objeto de interrumpir la construcción de la fortaleza y apoderarse de manera definitiva de la península, siendo rechazados finalmente el 13 de enero de 1623 por el gobernador Arroyo. El nombre se originó por: Santiago en honor al patrón de España, Arroyo en honor al Gobernador de Cumaná (Don Diego de Arroyo y Daza), y Araya por ser el lugar donde se había construido

Para enero de 1625, al fin se había construido el primer baluarte de lo que se llamó real fuerza de Santiago de Arroyo de Araya, que además fue la primera y más importante fortaleza de las provincias de Venezuela; como dato resaltante tenemos que entre los primeros soldados en ocupar la guarnición estuvo Juan de Orpín, futuro fundador de Barcelona, quien se mantenía en el anonimato con otro nombre "Gregorio Izquierdo". Al poco tiempo de construida la fortaleza, surgió cerca de la salina puerto Guamache, hoy se conservan pocas casas con el nombre de Guaranache, y un  más al Este el pueblo del EL Guamache, el cual facilitó el tráfico de provisiones y defensa del castillo; función que realizaría hasta 1648, cuando se hizo la paz con Holanda. Posteriormente, en 1684 un terremoto causó serios daños su estructura, situación que empeoró cuando en 1725 un huracán inundó la salina.

En 1761 el gobernador de Cumaná, Joseph Diguja, recomendó su destrucción por considerarlo ya inútil, lo que se cumplió al año siguiente, cuando fue volado parcialmente, quedando inservible para la defensa. Por otra parte, pese a que el Castillo de Araya dejó de tener funciones defensivas en la península, las salinas siguieron siendo explotadas por particulares hasta que en 1872 fueron adquiridas por el Estado venezolano. El 31 de octubre de 1960, el castillo fue declarado monumento histórico nacional.

Durante la construcción y durante casi todo el proceso colonial se formó y consolidó una comunidad en el lado sus del Castillo, donde vivían los familiares de los soldados llamada en su comienzo Araya, luego Agua Santa en honor a su patrona. Esta Comunidad de blancos eran quienes tenían el poder en la población. En muchas ocasiones el  Comandante de la Fortaleza de Santiago de Arroyo de Araya era gobernador de toda la región de la Provincia de Nueva Andalucía por la  gran importancia estratégico militar que representaba el Castillo. 

Las ruinas del Castillo representan un atractivo turístico, asimismo de al poseer una de las mejores playas de toda la costa del Municipio Cruz Salmerón Acosta. Sitio muy visitado durante la Semana Santa.