PATRIMONIO PENINSULAR

El patrimonio cultural  vivo y su protección

La UNESCO y el patrimonio cultural denominado "inmaterial"

En las últimas dos décadas la UNESCO ha promovido esfuerzos sistemáticos por incluir en las políticas gubernamentales destinadas a la preservación del patrimonio mundial esa significativa parte de la creación humana no limitada a los valores patrimoniales objétales, que abarcan desde la conciencia identitaria y diferenciadora de unos pueblos respecto de otros, basados la tradición oral y gestual, hasta las diversas formas de comunicación artística cuya percepción no sólo depende de algunos órganos de los sentidos como la  vista y el tacto. 

Un sintético recuento histórico nos hace posible valorar los procesos de avance y las limitaciones que a nuestro juicio aun tienen los esfuerzos realizados: 

En 1972 fue aprobada por la Conferencia General la Convención para la protección del patrimonio mundial cultural y natural. Desde entonces se comienza a tomar cierto interés en la protección del patrimonio no limitado  de estos  bienes.  

Durante 1988-2002 la Oficina Regional de Cultura para América Latina y el Caribe de la UNESCO publican la revista Oralidad.  Para el rescate de la  tradición oral de América Latina y el Caribe, que conforma un espacio de reflexión, discusión y difusión del patrimonio oral de la región. 

En 1989 se adopta la Recomendación sobre la salvaguardia de la cultura tradicional y popular. Se define aquí el patrimonio oral y el llamado desde entonces “patrimonio inmaterial” en franca sinonimia con el de cultura tradicional y popular como:   El conjunto de creaciones que emanan de una comunidad cultural fundadas en la tradición, expresadas por un grupo o por individuos y que reconocidamente responden a las expectativas de la comunidad en cuanto a expresión de su identidad cultural y social; las normas y los valores se trasmiten oralmente, por imitación o de otras maneras. Sus formas  comprenden, entre otras, la lengua, la literatura, la música, la danza, los juegos, la mitología, los ritos, las costumbres, la artesanía, la arquitectura  y otras artes.

Se entiende por "patrimonio cultural inmaterial" los usos, representaciones, expresiones, conocimiento y técnicas -junto con los instrumentos, objetos, artefactos y espacios culturales que les son inherentes- que las comunidades, los grupos y en algunos casos los individuos reconozcan como parte integrante de su patrimonio cultural. Este patrimonio cultural inmaterial, que se trasmite de generación en generación, es recreado constantemente por las comunidades y grupos en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia,  infundiéndolos un sentimiento de identidad y continuidad y contribuyendo así a promover el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana. A los efectos de la presente Convención, se tendrá en cuenta únicamente el patrimonio cultural inmaterial que sea compatible con los instrumentos internacionales de derechos humanos existentes y con los imperativos de respeto mutuo entre comunidades, grupos e individuos y de desarrollo sostenible.

 

PATRIMONIO DEL MUNICIPIO CRUZ SALMERÓN ACOSTA

En la península de Araya se han venido dando a través del tiempo una serie de categoría de los bienes existentes, que han venido aumentando con la participación del poder municipal en el territorio peninsular. El primero de esos bienes materiales que fue nombrado Patrimonio Nacional fue el Fuerte Santiago de Arroyo, cuando el gobierno nacional a través de la publicación de la Resolución Nº 26.395 de fecha 31 de octubre de 1960, le da esa Categoría.

Otra de las organizaciones que ha venido creando sus propias políticas para la protección de los bienes en el municipio Cruz Salmerón Acosta, es la Alcaldía y la Cámara municipal, entre estos Bienes tenemos también: La Iglesia de Las Aguas Santas, la Imagen de la Virgen de Nuestra Señora de las Aguas Santas patrona del Municipio. Así mismo, el área del entorno de la Iglesia de las Aguas Santas, a través de un Acuerdo de la Cámara Municipal, donde el Cronista Oficial del Municipio Carlos Ysaba López argumenta que fue donde nació el pueblo de Araya durante el período precolombino.  Otra de los Inmuebles que es de significado histórico para el pueblo de Araya es la Instalación de la Aduana, actualmente sede del Instituto Municipal de Cultura y Patrimonio a través de un DECRETO del alcalde se convirtió en Patrimonio Municipal. El último de los bienes declarados es la Película Araya, la cual cumplió 50 años de su triunfo en Cannes, y que fue llevado dicho Acuerdo al Consejo Legislativo del Estado Sucre, para que sea declarada Patrimonio del Estado, esta se llevó a efecto en el Acuerdo Nº 14 Gaceta Municipal 74 de CSA.

Del mismo modo, se ha venido haciendo esfuerzo por nombrar a los hacedores culturales como Patrimonios Culturales Vivientes, personalidades y cantautores como Ángel  Hernández y Carmen Josefina Mago. por su parte, el Instituto Municipal de Cultura y Patrimonio ha venido en esa dirección nombrando  a los cultores como Patrimonios vivientes. Entre los Patrimonios Culturales Vivientes tenemos: Gerónimo Mago, Daría Pereda, Santa Pereda, Francisca Serrano e Isabel Salmerón, nombrados por el Ejecutivo del Estado Sucre. Carmen Josefina Mago, Isabel Marval, Alejandro Salazar Frontado y Magaly Rodríguez nombrados por el Municipio Cruz Salmerón Acosta.

Por otro lado, la Cámara Municipal viene discutiendo el proyecto de Ordenanza sobre la Defensa del Patrimonio del Municipio Cruz Salmerón Acosta, propuesta llevada a la Cámara por el Cronista Oficial del Municipio Carlos Ysaba López, y que hasta los momentos lleva una discusión, en espera de personalidades versadas en la material para que también lleven su opinión al respecto.

 

En la gráfica el Fuerte Santiago de Arroyo de Araya Patrimonio Nacional, y que en diferentes épocas del año es visitado por muchos turistas, quienes disfrutan de las cristalinas aguas del mar y la envidiable playa que hace que el turista no la olvide nunca. Araya es inagotable en sus recursos naturales, que se conjugan con su paisaje árido, su ardiente sol, su constante brisa, más allá sus inmortales salinas, que son una de las maravillas del oriente del país.