HISTORIA DEL BÉISBOL PENINSULAR

La historia del béisbol en la península de Araya tiene muchos protagonistas, en diferentes generaciones han surgidos verdaderos prospectos en este deporte. Ellos tienen anécdotas que han sido contados por los testigos, y se han mantenido en el tiempo. Esta historias si no la escribimos se pierden hasta convertirse en nada. Es menester y trabajo de todos nosotros mantener la huella de sus protagonistas, tratar de describirlas tal cual en su contexto. Protagonistas tenemos demás, en cada pueblo que conforman la península de Araya.  Poco a poco estaremos llevando cada una de esas historias en esta página Web, el cual debe convertirse en el sitio por excelencia de quienes nos sentimos Arayeros.

Por más de 15 años he venido trabajando incansablemente por guardar celosamente estas historias, de nuestra gente que dieron todo a cambio de nada. Y estoy completamente seguro, que de existir todas la comodidades e instrumentos para los deportistas de aquellos tiempos la Gran Carpa del béisbol y nuestros equipos profesionales  tuvieran en su cuerpo un Arayero al menos. Cuando digo Arayero me refiero a todos los pueblos que conforman esa parte del yunque de nuestro estado Sucre llamado Península de Araya.  Comenzaremos esta parte con un gran hombre en la historia de nuestro béisbol, ARÍSTIDES ARMANDO MATA.

Armando Mata

Araya desde remotos tiempos ha dado hijos que han puesto su nombre muy en alto, claro está, dependiendo del área y momento en el que hablamos. Que son hombres que en su momento han contribuido con una destacada actuación. Uno de ellos fue Armando Mata. Quien en su tiempo se destacó en el béisbol. Cuando hacemos una pequeña pregunta de los mejores por los años de 40 y 50.

Arístides Armando Mata, conocido como Armando Mata, es hijo de  Arístides Amalio Mago y Ana Victoria Mata. Nació el 24 de Nov de 1928 en Araya, Hijo de 10 hermanos maternos y 28 paternos.

En una amena conversación con Armando, sobre la gran familia, alegremente me dijo: “¡Es que antes no había televisión!”.  

¿Dónde estudiaste la primaria?

-Esta parte de mi educación la realicé en la escuela Federal Nº 702, después se llamó Concentrada Cruz Salmerón Acosta. Antes de todos, la escuela estadal fue regentada por el maestro Narciso Jiménez y después de su maestro Bonifacio Jiménez. Después de allí tuve en la Escuela Estadal a Tulio Núñez en 1939, después el maestro Luis Silverio Pompa, primer Director de la Escuela Concentrada.

¿En tu niñez cuál era tu diversión?

-Mi distracción era jugar trompo, metras, elevar un volador (cometas), no había otra distracción para el momento –respondía entusiasmadamente Armando.

Siempre cuando hablamos de los primeros buenos jugadores que tenía Araya sale tu nombre, ¿Degustaba mucho este deporte?

-En Araya se jugaba béisbol, le decíamos caimaneras, eran los juegos del inicio, jugué en la escuela de un equipo llamado “América”, para el momento se jugaba detrás de la casa de Ernesto González (La Reguera), hoy cubiertas de mangles, fue el primero de dos juegos seguidos en dos sábados diferentes contra Águilas, en el primero perdimos el juego. En el segundo lo ganamos, para el momento yo jugaba como  Jardinero.

¿Después de allí que vino?

–Bueno, nace después el equipo famoso llamado Deportivo Araya. Para entonces había un solo adversario el Micado, de Amado Malavé y Sotero González. El nuestro de Armando José Mata (primo mío) y mío. –todos los juegos que hacíamos lo ganábamos. Las apuestas en el juego, para el momento eran de 2,50 Bs., eran los años de 1939. Para la época éramos  cocedores de sacos en el empaque, actividad que económica que hice desde los 8 años. Se ganaba de acuerdo a los sacos que se trabajaban, era por partes.

¿Hubo algún equipo sacado de la gente donde trabajabas?

-Claro que sí, Vino el equipo “El Cubagua”, que pertenecía a los estibadores y alijadores (Caleta). –amigo Isaba te quiero hacer una aclaratoria para que se sepa el significado de cada uno de ellos: Estibadores trabajaban dentro del barco y los alijadores en el muelle.

¿Existía alguna rivalidad marcada entre los equipos?

-El Cubagua jugaba contra el equipo La Carretera. –luego el Cubagua pasa a ser el Industrial, porque se hablaba que se iba a industrializar a Araya. En esos momento entra en el escenario el “Patria Libre” conformado por varios sectores quienes era el primero que representa a Araya, con jugadores de 14 a 16 años, pero nunca me metieron a  jugar en ese equipo. Es en esos momentos, más adelante nace el equipo llamado “Unión Portuario” (1943-44) que nace del equipo Cubagua.

¿Hay alguna anécdota de la época?

-En la vida siempre se presentan momentos anecdotarios. Estando practicando el equipo llega el Dr. Paoli (Administrador de las Salina para el momento), quien tenía una directiva muy rígida patrocinada por el Sr. Ramón Mago y los maestros Josefina García Mago y madrinas del equipo. Yo estaba por la playa jugando con Ernesto Reinales, al vernos jugar Paoli, dijo: “llaman al zurdito ese y me le dan prácticas.  Ramón Mago le refirió que yo era su sobrino, y él aclaró: -mucho mejor. -¡Les caí en gracia!

 -En el año de 1944, un 24 de diciembre, arrancó el campeonato, quitándosele el uniforme a Bernardo Noriega y me lo entregaron a mí, De allí, hicimos el desfile –Lo refiere Armando a manera de anécdota-. Se realizó un sorteo entre los tres (3) equipo que entraron el campeonato: El Águila Roja, El Vargas y el Unión Patriótica. El primero era de Faustino Lunar del sector de Punta e´ Guate y el segundo de Raúl Salazar. En el sorteo se iba a realizar dos juegos. El Águila le tocó los dos juegos, primero con nosotros y después con el Vargas.

¿Qué posición jugó en el campeonato?

-Para el momento jugué en el rightfielder, estuve bien en la posición, pero cuando fui al bate por primera vez, en el montículo estaba Casaquita, quien tenía una velocidad infernar, me rozó la pelota por el cuello, ponchándome por dos veces consecutivas.  Se pusieron a ganar 5 X 3, y en el 9º inning, con dos out, y dos hombres en base, venía al bate de nuevo –contaba alegremente Armando Mata, como si estuviera viviendo el momento-. Y lo más bello sucedió: sustituyen al pitcher por Pablo Lunar, quien me lanzaba aún con más velocidad y tenía cambios en sus lanzamientos, era más completo por sus diferentes tipos de lanzamientos.

 

-Me dice Josefina Mago: es tu turno, ve que haces. No se que pasó. –si Pablo botó la pelota a los jardines o fui yo con un batazo. Lo cierto es, ¡que fue un home run!. Me dieron muchos besos y felicitaciones, trayéndome en  hombros hasta mi casa. En el segundo juego hubo contratiempo y se suspendió.

Lo que me cuentas es prácticamente la historia del béisbol en Araya?

-Eso es casi cierto, porque después reforzaron al Vargas  con mucha gente de porvenir. Del equipo se hicieron dos novenas para no perder la afición, llamados “El Leche Burra” y el “Cuba Libre”. Yo fui para el Cuba Libre, dirigido por Daniel Mata (El Negro), y allí es que comienza mi acción como pitcher,  haciéndolo todas las semanas, claro, teníamos más poder contra el otro que era Iván Marín.

Fue en esos momentos que el pueblo de la península te recuerda más, como pitcher, con un tremendo brazo.  

-Bueno eso lo dice la gente. Después fue el momento cuando vino el equipo “El Venecia” y el de nosotros que le pusimos “18 de Octubre”, hicimos 15 juegos, nosotros ganamos 8 quedando campeones. Habían pasado por su etapa los equipos: “El Capitolio” del sector  la Carretera, el “Familiar” de la plaza Bolívar, jugando yo con estos últimos. Quedando campeón pitcher, ganamos 5 juegos los otros fueron para José Rivero y Eloy Fernández. El otro equipo, muy bueno, tenía a Pablo Lunar, Beltrán Noriega y Juan Marín –continuaba contando Armando Mata.

¿Jugaron contra Cumaná?

-Sí, hicimos buenos encuentros. De allí pasamos a realizar intercambios con Cumaná, le cambiaron el nombre de 18 de Octubre por Los Leones, reforzando con varios de otros equipos, jugando también ínterpeninsular, contra Tacarigua, Manicuare, Merito, Llegando para el momento como radiotelegrafista en el pueblo el célebre   Hermes Colmenares, ex Guardia Nacional,  quien sacó a un equipo llamado “El Sagitario”,  teniendo como enemigo, para el momento al “Paramaconi” de Ramón Bajare, Administrador de las salinas para el año de 1944. Siempre había intercambios de nombres entre los equipos, pero los jugadores eran los mismos, quizás era alguna cábala de los dueños. Jugando clase “A” llevamos el nombre del “Deportivo Araya”.

¿Con qué otros equipos jugaste?

–Jugué también para el equipo Black Flak (Bandera Negra) de Simón Vásquez y Santiago Dario Mago, los estudiantes de aquí hacían también interpeninsulares.

¿Tienes otra anécdota en esos juegos interpeninsulares?

–Un día jugando en Guayacán, con el Deportivo Araya, hice 5 triples, me igualan el juego en el sexto inning. Pero antes le dije al compadre Colmenares: que me sacaran que me dolía el brazo. Me saca como  pitcher y me pone en la segunda base, en sustitución de Fito Núñez. Metiendo a José Guerra como pitcher sacando el inning. Luego en el 9º, estando empatados a 8 carreras, Chuchito mete un doblete, seguidamente eliminan a los dos que siguen con dos foul en ese momento grito fuerte: mira chico para que me mandaron a envasarme para dejarme aquí. Al final, ganamos el juego 10 X  8.

¿Dejaste alguna buena marca?

–Hay un record para el momento, jugando para el mismo equipo ponché a 15 con 5 ining ganando 8 X 1, fue contra Coche, y en su patio.

¿Alguna gran jugada que siempre tienes presente cono anecdota?

–Hay otra anécdota, jugando en Chacopata reforcé a Juan Marín y ganamos 8 a 0. En ese encuentro, Alipio Mago hizo un triple play con un primer lanzamiento mío.

¿Cómo fue eso?

 -Había hombre en 1era y 3ra. Alipio atrapó una línea corta, corrió tocando al de primera y en vez de hacer el tiro a home, antes de llegar el corredor a home lo tocó, sacándolo out, ¡fue el más colosal!. El público arrancó con una tremenda ovación. 

¿Qué me dices del béisbol de hoy día?

 –El material de a horita lo veo escaso de la estirpe de jugador. Este  material se perdió.

Para cerrar, por hoy, esta entrevista ¿Para ese momento quienes eran las mejores figuras?

–Habían para el momento grandes figuras: Félix Núñez, Fernando Marín, Pablo Lunar, Alipio Mago entre otros, estrellas que se perdieron por falta de Guías. Para el momento no existía la colaboración del estado, la ayuda, porque no nos daban nada. Teníamos que pagar todo.

Gracias a Armando Mata por su valioso tiempo prestado.

Entrevista realizada el 28 de Agosto del 2003, en la casa del Señor Armando Mata, Sector Plaza Bolívar.

   

El Béisbol en Tacarigua

El béisbol siempre ha proporcionado a la península de Araya buenas satisfacciones, y entre los pueblos que ha dado buenos beisbolistas es Tacarigua.  Pueblo pintoresco acariciado por el golfo de Cariaco, tierra de pescadores, nacido aproximadamente en el Siglo XVIII, comenzando su asiento con rancherías, como casi todos los pueblos de la península de Araya. Este deporte es uno de los más practicados junto al fútbol en el municipio CSA, convirtiéndose en una tradición.

Conversando con uno de sus protagonistas, Mauricio Antonio Coronado, hijo de Pablo Antonio Coronado y Ricarda Serrano, nos habló de este deporte arraigado en el pueblo. Él al igual que la mayoría empezó a practicar el béisbol entre los 10 y 11 años de edad.

Cuenta Mauricio, que la pelota era hecha de teipe y adhesivo. Ya a los 14 años jugaba con mayores que él en su pueblo, era parte del entrenamiento, o como le decían fogaje. Recuerda que su primer juego, en verdad, fue contra Manicuare, para el momento jugaba del equipo “Los Leones de Tacarigua”.  

“Ya a los diecisiete años jugué un campeonato categoría júnior en Manicuare. En la ciudad de Cumaná jugué juvenil con el equipo Darinco (Dirección Artesanal  Comercial), luego me tocó jugar con los Sabaneros, en ese momento entrené muy fuerte para ir a jugar en la Isla de Margarita, cuando mi papá en una forma unilateral y sorpresiva tomó la determinación de no dejarme ir. Enviándome para los chinchorros a la isla Picúa. Para el momento, Ramón Rivas era el entrenador  del deporte”, -contaba Mauricio.

-Para el año de 1977 ingresé al INP, teniendo 14 años y 6 meses, cuando en el año 91 me despidieron, confesó con una verdad que gustaba al mar que nos escuchaba como testigo.  

¿Qué haces hoy día?

-Bueno, amigo Carlos, voy a la pesca, en este año (2002 momento de la entrevista). Cogimos 33 mil jureles, y en el año 93, capturamos 6.000 jureles para un monto de 2 millones 400 mil bolívares. Con diez valiosos (turnos) por día que le corresponde a los trenes.

El Deportivo Tacarigua en el año de 1935 jugaba contra el equipo de Araya, para el momento, nuestro equipo estaba conformado por: Pablo Coronado, Cruz José Coronado, Rafael Ángel Coronado, Claudio Serrano, Gustavo Coronado, Luis Pablo Coronado (quécher), Benito Gamardo (1ra base), Martín Coronado, Celso Rodríguez, Rigoberto Patiño, Luís Rafael Coronado y Sixto Rivero, señalaba con acierto Coronado.

En el año de 1950 salió el equipo de Los Leones, donde el manager era José Mauricio Serrano, integrado este equipo por, Eliso Rivero, Coreano Rivero, los morochos Pablo Antonio Rodríguez y Antonio Augusto Rodríguez, Teobaldo  Rodríguez, Jesús María Coronado, Nelson Coronado, Cruz José Coronado (Cuchito), Arcadio Pereda, Juan Rodríguez, Arquímedes Mata (1ra base), Jesús Eloy Rodríguez, Bayo Coronado Orangel Coronado y Cruz Pereda.

Para el año de 1969 sale la divisa Tacarigua Joven con el manager Rafael Ángel Coronado, y los jugadores: Mauricio Coronado, Abrahán Pereda, Alberto Rodríguez, Inocente Rodríguez, Tomás Serrano, Pedro Martín Coronado (tira piedra contra Merito), Freddy Mata, Pedro Elías Marcano, Nelson Coronado, Cruz José Coronado y Pablo Coronado (hijo).

En el año 1975 surge de nuevo la Divisa Tacarigua, con los jugadores Rafael Coronado, Ricardo Cornado, José Raúl Coronado, Fernando Coronado, Eustaquio Coronado, Robert Coronado, Arcadio Pereda, Manuel Rodríguez, Apolinar Coronado, Robert Serrano, Luís Martín Coronado, Oswaldo Rodríguez, y Félix Guerra, José Morales, Cruz Pereda (hijo), unos de ellos pasaron al softbol en el año de 1995.

En unas fiestas patronales de la virgen compartían Yulitza Je, Gamardera y Sucre Car, el final del triangular fue entre la Gamardera y Sucre Car, estos momentos fueron muy alegres y llenos de gran familiaridad, puntualizó Mauricio Antonio Coronado.

¿Para ti quien ha sido el mejor jugador de Tacarigua?

-Amigo Ysaba, me pones en un tremendo dilema, te puedo decir algo, para no dejar la pregunta en el vacío, porque esta tierra ha dado buenos jugadores, puedo nombrar a  José Rafael Coronado, quien entrenó con los Leones antes que Vizquel y Ricardo Coronado (Pitcher) quien entrenó en el Mundial Juvenil de 1984.

¿Donde realizaban los juegos?

-Eso lo realizábamos en los arroyos, los guantes eran de cuero de chivo y lona, la careta la hacíamos con pedazos de alambre forrados, la pelota era de adhesivo, el bate era de palo de Guayacán,  Guatare o Cuspa.

¿Hay un personaje que muchas veces lo olvidamos, y ayudó mucho al béisbol, que a lo mejor usted lo conoció, su apellido es Colmenares?

-Claro que lo conocí, y es verdad, ayudó al desarrollo del béisbol, su nombre es Rafael, el fue un Guardia Nacional, es muy bueno que se le rindiera un verdadero homenaje.

¿Otro de los grandes momentos del béisbol de Tacarigua?

-Fue el recientemente cuando en un campeonato nacional representó los colores del estado Sucre.

Agradezco a Mauricio Antonio Coronado por el tiempo disponible para la realización de esta entrevista.