POETA ÁNGEL HERNÁNDEZ HERNÁNDEZ

ÁNGITO EL POETA DE ARAYA

Cuando tuve la oportunidad de conocer a Ángel Hernández, lo hice en una visita que realicé a su casa, él la llamaba "La Casucha"- Pero allí estaba él, con un cuaderno en su mano, escribiendo sus poesías. Su mirada buscaba la musa que a veces se iba, y a quien tenía que enamorar para que regresara. En su boca un tabaco apagado, que se encendía una vez que regresaba la musa, su inspiración. 

En su casa, lo acompañaba su amor eterno, Martha, junto a sus nietos. Su mundo estaba en la poesía, a diario lo visitaban alumnos del liceo, la escuela de Araya y de diferentes universidades. Él manejaba los quehaceres de la poesía en forma magistral, hablar con él era estar en una clase, no salíamos de su "casucha" sin una buena recomendación para hacer mejor nuestras poesías.

Cuando Ángel  leía alguna poesía de otro, ponía toda su atención, describía la poesía, la desgranaba  en todas sus partes, y luego la iba construyendo cual mortal arquitecto de la fantasía. 

El poeta Ángel Hernández cultivó casi todos los géneros de la poesía, allí está su grandeza ante muchos poetas, que se quedaron en uno sólo, como Cruz Salmerón Acosta.

Para muchos peninsulares, la poesía de Ángel Hernández, rompe con la barrera de lo efímero. Su poesía es el canto a la realidad, a lo tradicional, a lo que vemos y luego desaparece, a lo que tocamos y nos hace llorar, a lo que escuchamos y hace vibrar nuestras almas, a lo que saboreamos y nos remonta a la primera vez que nuestra madre nos alimentó con su leche materna, a lo que olemos y nos pone a nadar en el mundo de los brazos de nuestra amante.

 

Aunque no pudo tener en sus manos el libro de poesías "Desde la Otra Banda" editado por Funda Patrimonio-Sucre, gracias a nuestro amigo el antropólogo Alfredo Bello y esposa María Valladares y su equipo, que muchas veces anheló. Con sus manos confeccionó sus cuadernillos, que más adelante se unieron para crear esta obra maestra.

Son muchas las poesías que Ángel pudo crear, y que más adelante saldrá al público, para deleite todos quienes admiramos su obra.  Aunque siempre manifestaba que no quería que se publicaran sus libros después de muerto.

Hoy día existe un  Centro Cultural que lleva con mucho orgullo su nombre. Quienes junto al Grupo folklórico Tirabukey no dejan morir su arte, su canto, su poesía, su nombre que significa honestidad y ejemplo.

Por otro lado, la Cámara Municipal del Municipio ha solicitado la culminación de la Plaza que lleva su nombre en el Sector La Otra Banda,  la construcción de un museo, y la creación de una condecoración para el área cultural.

En la próxima oportunidad publicaremos sus poesías.

Carlos Ysaba López

 

 

SI YO FUERA PINTOR

 SONETO

Si yo fuera pintor, querida Araya,

pintaría en los versos que cincelo,

al viejo explotador que alzó en tu suelo

los túmulos de sal, con férrea laya;

 

De tu picacho abrupto la talaya

que el céfiro acaricia en blando vuelo;

la luz que fulge en tu azulado cielo

y el mar que besa tu serena playa.

 

   Pintaría también, con sus detalles,

tu grato ambiente, tus modernas calles

y el fecundo caudal de tus salinas;

 

Y en especial, ejecutando el arte;

pintaría tu célebre baluarte

Santiago de León, que yace en ruinas!

ÁNGEL HERNÁNDEZ

ARAYA, 15/11/75

UNA CORONA DE ESPINAS

SONETO

Tú no duerme en los laureles

ni en regio leche de rosas,

como en el Edén las diosas

que surgen de los pinceles,

 

Ni ciñes de los vergeles

en tu sien las olorosas

flores albas, tan hermosas

delirios y de claveles;

 

Ni le adulas al centauro

que llega ansioso de lauro

a tus salíferas minas

 

   A cargar con tu tesoro

y a ofrendarte con desdoro

una corona de espinas.

ÁNGEL HERNÁNDEZ HERNÁNDEZ

 LA OTRA BANDA - ARAYA, 08/08/77