OFICINA DEL CRONISTA

TRABAJOS DEL AÑO 2012

En este nuevo formato, trataré en lo posible, llevarles la historia del fútbol en la península de Araya, gracias a una serie de entrevista realizadas a sus principales protagonistas , quienes de una u otra forma manifiestan su inquietud. Uno de esas personas, que entregó su tiempo en las entrevista fue Luís (Piquito) Figueroa, a quien denomino como la Biblia del deporte en la península. Persona altamente preocupada por el deporte peninsular, quien en su vida organizó grandes eventos deportivos, como los diferentes campeonatos que le correspondió en ese rol.  


 A Luís Figueroa más adelante le hago una entrevista, que será publicada. Esta información fue publicada en el Diario de Cumaná SIGLO 21, en la Página "Ecos de Sal", comenzando con la primera parte el viernes 1 de noviembre del 2002, página Nº 101. Esta entrega, está dedicada a todos los deportistas que dieron y dan en las canchas de Araya su vida por llevar a este deporte a ese sitial de honor en el oriente del país, que le han permitido irrumpir en el libro de la historia en el país. C.I.L


I PARTE, INICIO DEL FÚTBOL EN ARAYA

C

orrían los días de la dictadura del General Marcos Pérez Jiménez, quien continuaba la obra empezada por el entonces Presidente de la República General Eleazar López Contreras, militar que durante la Presidencia del General  Juan Vicente Gómez fue designado administrador de las salinas de Araya. Venía la construcción de la infraestructura de la denominada La Chisa (Infraestructura industrial para la refinería de la sal) nombre dado por la empresa que la construyó. Para la realización de este beneficio de ingeniería en la población peninsular, se contrataron los servicios de varios italianos aficionados al fútbol. Así mismo, para lograr realizar el movimiento y acondicionamiento del terreno donde se iba a construir la importante edificación, que al igual que la fortaleza Santiago de Arroyo de Araya, se viene deteriorando poco a poco por la decidía de la mayoría de los gobiernos que hemos tenido, Se contrató una empresa con varios camiones volteos, conducidos por españoles enamorados, al igual que los anteriores, de ese deporte rey en Europa. Estas dos colonias que estaban en Araya, junto a pocos portugueses, que también se unieron a esta gran proeza en Araya, sintieron la efervescencia de jugar en los días y momentos de descanso. Aunque las condiciones no existían, las fueron creando poco a poco, solamente les hacía falta un terreno con dos arcos y un balón. Las reglas y las técnicas las tenían ellos desde muy niños, cuando en sus colegios y barrios les enseñaban ese espectacular deporte.

Los italianos, portugueses  y españoles llevaban el fútbol en la sangre, y cuando empezaron los primeros intercambios deportivos, para el pueblo de Araya, fue una locura ver correr a ellos detrás de un balón, no le veían sentido, riéndose de lo que veían. La juventud de Araya solamente estaba acostumbrada al béisbol.

Los italianos a su  manera, a medida que aprendían el español, iban enseñándole las reglas y técnicas a los Arayeros, igualmente los españoles hacían lo suyo. Los muchachos de la tierra de la sal poco a poco eran contagiados con la fiebre del fútbol, hasta que esta fiebre se convirtió en parte de sus vidas. El fútbol llegó a formar parte de su esencia, de su existencia. Ahora el fútbol a medida que transcurría el tiempo era parte de la juventud. Los dos equipos europeos, españoles e italianos, necesitaban incorporar jugadores de Araya para cubrir el número reglamentario: Once (11).

Manolo Lago, como recuerdo del campeonato trofeo Navidad, copa Ibérica ganada por el Centro Gallego de Cumaná, el 21-01-1962, foto suministrada por Hernán Rosas

Para ello, seleccionaban a los jugadores nativos que iban destacándose a medida que practicaban. Entre ellos podemos señalar a Cheo Castillejo, Jesús (Chucho) Rosas, Luís (Cambao) Franco, Asdrúbal Velásquez. De esta forma se logran realizar dos campeonatos en los comienzos de los años 60-61, ente las dos colonias: italianas y española. Juegos, que por cierto, siempre finalizaban por culpa de una riña.

Por el equipo de Italia, teníamos a: Giuseppe Luciano (Diablo Rojo) Romeo Savignano (portero, nativo de Pescopagano, Provincia de Porenza Italia), Pedro Siino (Palermo Italia), Francisco (El Vergatario) Risso (Palermo Italia), Rosario Risso (Palermo Italia), Nicola (El Zapatero) quien era considerado el rey de la chilena. Arturo Armeira (Portugal) , Vicente Risso y Manuel (Cheo) Castillejo. Por el equipo de los españoles tenemos: Julián (portero), Pepe, Manolo Tocan, Julián Negrín (Juanillo), José (Tito) Chinea, Francisco Chinea, Lucas Correa, Manolo Lago, Antonio García (Canario), Juan Díaz (Estado Bolívar) y Chucho Rosas (Punta de Araya). Para esos juegos el único árbitro que existía era Rubén Conde.      

Uno de los entusiastas para la realización de esos primeros juegos fue Giuseppe Luciano Romeo Savignano, quien con la ayuda de los demás acondicionaron el terreno que se encontraba al frente de la Muele e´ Piedra. Guiseppe construyó los dos arcos con tubos para la realización del campeonato, que aún existen como legado para la posteridad, siendo el mayor testigo dejado por los iniciadores de este deporte en el estadio. Fueron visionarios para la ubicación de la cancha porque con el tiempo fue donde se edificó el estadio de fútbol. Diablo rojo se convirtió en la bujía del equipo italiano, excelente golero –como manifestó Luciano su hijo- quien mandó como todo italiano, a diseñar un uniforme de acuerdo a sus exigencias a Italia, el cual tenía hasta guantes, acotó Pedro Siino. Por su parte Manolo Lago, para los entendidos en la materia, fue uno de los mejores jugadores de la categoría de Primera División en Europa.             

Estas dos colonias dieron todo su  conocimiento del fútbol a la gente de Araya, a quienes le debemos la propagación del deporte rey en la península de Araya.

Giuseppe Luciano Romeo Savignano, suministrada por su hijo Luciano Sagvinano.

II Parte(www.arayeros.com)

Durante aquellos años, entre 1957-60 se integraron también al equipo de fútbol de los españoles los morochos Corrahale, Manuel Antonio y Antonio Manuel. Quienes vinieron como horneros a trabajar en la panadería de Perucho Reinales. En la misma laboraba el señor René Fernández, padre de otro destacado jugador Agustín “Mano de Plomo” Fernández. Con estos dos hermanos son tres los portugueses que se integran al fútbol en Araya. Los trabajos de la mecanización de la empresa salinera iban viento en popa. Fueron ejecutados por las grandes empresas Tractopala que realizaba La Laguna Artificial o Unidad 2, con el francés Pierre Losche, las otras empresas fueron: La Chisa, Carril y Lienca (Lisandro y Enrique C,A). Podemos decir, que la mecanización de la sal trajo consigo el fútbol de contrabando dentro de la sangre de esos tres países europeos que llevan el fútbol en la sangre: España, Italia y Portugal. Porque con la continuación de la construcción de este complejo industrial motorizó el crecimiento poblacional y económico, trayendo otras pequeñas empresas como lo es la instalación de esta panadería, el comercio más continuo fue el de la tiendas por parte de los italianos, a la par que vinieron trabajadores de otras partes del estado. Ejemplo de esta movilización de otras partes del estado es Carlos Vidal Isava González, mi padre, quien vino a trabajar con la empresa del señor Caserta.

Con los juegos de fútbol, y entre los dos primeros campeonatos, Araya se sentía conmovida por el deporte rey. Estos dos campeonatos catapultan al fútbol en la región salinera, convertidos en triunfos para los italianos. Durante la realización de estos campeonatos de fútbol el pueblo de Araya se volcaba alrededor de la cancha a ver el tremendo espectáculo deportivo, fue una gran innovación que conmovió la simiente de la tierra de la sal.

Muchos fueron las anécdotas que aún están grabadas en la memoria de los Arayeros. Me cuenta Luis (piquito) Figueroa que hasta el árbitro Rubén Conde, trinitario de nacimiento, con el patuá característico, tiene sus anécdotas; como por ejemplo: “cuando algún jugador reclamaba alguna falta  que él no cantaba porque no la veía. Rubén respondía que él tenía ojos en el culo”. Otra de las grandes anécdotas que se recuerda es el de  una pelea entre Francisco (El Vergatario) y los hermanos portugueses Corrahales. Cuando en uno de los juegos, uno de los morochos, tropieza con la gran humanidad de Francisco, quien al verse en menor condición físicas por el tamaño de a quien apodaban  "el vergatario", por el tamañote, se ve obligado a atraparlo por los pies lográndolo tumbar, inmediatamente el otro de los gemelos se armó de una piedra y lo golpea ¡partiéndole uno de los dientes! Hasta allí llegó el juego, porque Francisco empezó a correr detrás de los hermanos Corrahales, a quienes no alcanzó. Ese comentario duro meses en todo el pueblo de Araya. Muchos por curiosidad visitaban a Francisco y le sacaban morisqueta para verle la dentadura y verificar la falta del diente. Otro de las anécdotas es el de  José Savignano, apodado “diablo rojo”, quien en la portería sobresalía y se burlaba de los tiros débiles al arco. Cuando éstos lo hacían los atrapaba entre las piernas, luego se sentaba sobre el balón. Esto causaba alegría en el pueblo. En varias ocasiones salía del arco hasta una distancia considerable desesperando al público, era digno que René Egüita el portero colombiano lo viera.

Muchos de estos futbolistas que en su mayoría aportaron su conocimiento en la construcción y mecanización de la gran industria salinera, una vez  culminado el trabajo pautado. Con la caída del General, le correspondió al gobierno de Rómulo Betancourt la culminación, pasando por el gobierno de transición de Wolfang Larrazábal. La mayoría de estos expertos trabajadores, quienes aportaron también su conocimiento en el trabajo, se quedaron viviendo en Araya con otra actividad económica, otros emigraron hacía Cumaná. Mientras que terceros llegaron a Araya con otra actividad comercial, como Pietro Siino y los hermanos Risso, sus ojos decían del futuro que se vislumbraba en Araya con la cantidad de dinero que le estaban invirtiendo a la industria salinera, convirtiendo esto en punto de honor y bandera del gobierno de Marcos Pérez Jiménez, quien con frecuencia venia a Araya. El hotel  y las quintas se hicieron por la necesidad de  alojamiento del Presidente y su comitiva.

Los diferentes campeonatos que se han realizado en Araya, llenaron a los Arayeros de este entusiasmo por el fútbol, que le ha permitido un sitial de honor en el estado y a nivel nacional. Los campeonatos seguidos a los dos de estas tres colonias son:

Tercer Campeonato, señalado por algunos como el primero, porque fue entre equipos de  puro Arayeros,  lo disputaron los equipos: Casa Risso, este equipo era de Vicente y Rosario Risso; La Peca, de Aquiles Mago  y Andrés “Añú” Vásquez; Juventud Comunista, de el negro Vera; Bomba Frente al Mar, de los Hermanos Rosas. Este campeonato lo ganó La Juventud Comunista, 2do llegó Bomba Frente al Mar, 3ro La Peca y en el 4to Casa Risso. En este campeonato se destacaron como jugadores Jesús Rosas, como mejor delantero, Santiago Mago (Chago) como jugador revelación, José Mata como Revelación Portero, la mejor defensa fue: Arístides Millán (vetico).

Cuarto Campeonato: compitieron y llegaron por orden de nombramiento, (1) Guanta,  (2) Comercial Araya, (3) Unión Católica, (4) Plaza Bolívar, (5)  Otra Banda. El  jugador más destacado fue: Octavio Mago de Comercial Araya; el jugador revelación del campeonato Enrique Frontado del equipo Guanta con 21 goles, imponiendo una marca, que más adelante superaría el jugador Llave Villarroel. En este campeonato hacen su debud en la categoría infantil Leoncio Lunar (pote) y Hernán Rosas (el pulpo); destacándose como portero Arquímedes Salazar del equipo Unión Católica, mientras que por la Otra Banda Ángel Núñez (Catiro).

Quinto campeonato: compitieron y llegaron por orden de nombramiento, (1) Guanta,  (2) Comercial Araya, (3) Unión Católica, (4) Plaza Bolívar. En este campeonato Enrique Frontado queda campeón goleador rompiendo su propia marca del campeonato pasado con 23 goles; sobresaliendo en los jugadores juveniles Hernán Rosas y Leoncio Lunar. Vuelven a demostrar su calidad  Chago Mago, Octavio Mago, Enrique Frontado, mejor portero Arquímedes Salazar, en este campeonato debutó el popular y buen jugador Miguel Villarroel (La cochina).

Sexto Campeonato: (1) Guanta,  (2) Comercial Araya, (3) Unión Católica, (4) Plaza Bolívar. Destacándose como portero José  Frontado, en los parales del equipo Guanta, quedando como revelación con solamente 6 goles en contra, imponiendo un record de tener una portería imbatible por espacio de 906 minutos.

Séptimo Campeonato: compiten los equipos: (1) Montañero, (2) Los Incógnitos, (3) Pepsi Cola, (4) Adelante Juventud, (5) Guamache. Se destacan en este campeonato, Rubén Arismendi y Carmito Ramírez como mejores defensas, mientras que en la portería Pedro Boada (peche), Arquímedes Sulbarán como mejor centro campista.

Octavo Campeonato: (1) Montañero, (2) Adelante Juventud, (3) Pepsi Cola, (4) Acción Juvenil (equipo de Juan de La Cruz Campos), (5) El Guamache. En este campeonato hay una nueva marca por parte del jugador Douglas González con 25 goles, mientras Luis Alberto (Llave) Villarroel queda en el segundo con 24 goles, fue una competencia muy pareja donde se disputaban la punta ambos jugadores. Mejor portero Francisco Julián  Pereda.

Noveno campeonato: (1) Montañero, (2) EL Guamache, (3) Acción Juvenil, (4) Deportivo Sirio (equipo de Carlos el turco), en este campeonato hace su salida Julio Durán (Tomacorriente).  Destacándose: Pote Lunar y Hernán Rosas.  En la Gráfica este primer campeonato de fútbol entre los dos equipos: italianos y españoles.

III Parte (www.arayeros.com)

Y a Araya había obtenido su sitial de honor en el fútbol estadal, en las diferentes competencias que se han venido realizando en varias partes del estado; los hijos de las salinas de Araya. Ellos han puesto muy en alto el nombre de su terruño, pero la interrogante que se hacían los contrincantes eran ¿cuál es la fórmula que tenía, el equipo Arayero para tener una resistencia tan bárbara? Cuando el árbitro daba los pitazos de la culminación del encuentro, los jugadores de Araya estaban en condiciones para seguir otro encuentro Tenían una resistencia única, comparable con los jugadores europeos. A manera de chistes, le decían los cumaneses al técnico de Araya Manolo Lago, español: “seguro que tú entrenas a esos muchachos poniéndolos a correr detrás de las burras”. -Manolo les respondía con una sonrisa.

Manolito tenía su técnica, sabía de la resistencia del hombre Arayero, de sus trabajos laboriosos en el medio de ese sol inclemente, acostumbrados a las faenas del trabajo fuerte, de esa raza entre indios, negros esclavos del África y de los europeos (españoles, ingleses y holandeses). El Arayero por naturaleza es incansable frente a los demás jugadores. La geografía de su tierra lo hacía así, y aprovechando esas condiciones que le brindaba la naturaleza, Manolo las usaba para su entrenamiento, subiendo cerros; corriendo dentro del mar y la playa se formaban los mejores jugadores del oriente venezolano, que más adelante se ganaron los principales puestos en la selección nacional. Jugadores hijos de la Laguna madre y el sol, sobrinos del viento y el mar, esos eran los muchachos de Araya que  le dieron la mayor satisfacción a su tierra natal. Herederos de Salmerón Acosta, Salvador Córdova, de valientes soldados  que le dieron triunfos a la patria de Bolívar en todo el proceso, entre muchos otros.

Por las esquinas de Araya, los fanáticos del fútbol aún comentan las encrucijadas de juego que hizo la selección del pueblo contra la UDO, juego realizado en Araya, ganado por los cumaneses. Muchos opinan que el juego debió quedar 1 x 1, por el gol del técnico del equipo Manolo Lago, quien entró en sustitución de uno de los titulares, y al ejecutar un penalti el balón pegó del travesaño rebotando hacía donde se encontraba, rematándolo y enterrándolo en la red; pero el árbitro Francisco “El Vergatario”, pitó nulo. En verdad lo fue, así lo dice la regla pero se formó una trifulca por la discusión. En ese mismo juego se presentaron otras oportunidades valiosas, como por ejemplo la que tuvo Enrique (Chalía) Salazar, quien le hace un potente disparo al portero Quintero llamado la Araña Negra, en honor a un portero Ruso, el mejor a nivel mundial de la época. Quintero lo paro, pero el balón rebota hasta los pies de Chalía, quien admirando lo que acababa de hacer la Araña Negra, después del aplauso del público, grita: “¡¡¡portero tu si eres bueno, tremenda parada!!!”, y lo perdona no rematando, retomando el balón el portero con su uniforme totalmente de negro.

Durante el campeonato pasado  también se destacó como defensa Miguel (La cochina) Villarroel, quien con un puntazo ponía el balón en el otro lado de la cancha, convirtiéndose conjuntamente con Luis César Franco (Cambao), Asdrúbal González y Natividad Fuentes en una verdadera muralla para los enemigos en la defensa de sus equipos.  En la Gráfica Miguel (La cochina) Villarroel.

Durante el Sexto Campeonato compitieron los equipos quienes llegaron de acuerdo a la posición de nombramientos: (1)  campeón Guanta,  (2) sub-campeón Comercial Araya, (3) Juventud Católica, (4) Plaza Bolívar. Destacándose como portero José  (cheito) Frontado, en los parales del equipo Guanta, quedando como revelación con solamente 6 goles en contra, imponiendo un récord de tener una valla imbatible por espacio de 906 minutos aproximadamente. Mejores defensas: Miguel (La cochina) Villarroel, Luis César Franco (Cambao), Asdrúbal González y Natividad Fuentes. Es bueno recordar que el día 30 de Enero del años 1965, a las 7.P.M con la presencia de Luis Ramón Rodulfo C. y Andrés Sotillet H, Juez y Secretario respectivamente del Juzgado del Municipio Manicuare se casaron MIGUEL VILLARROEL Y HAIDEE MERCEDES MILLÁN, estuvieron como testigos de ese acto: Mariano Mata.- José Mata.- Gilberto Pérez.- Víctor Hernández, Concepción Frontado y Ernesto Franco.-  Esta historia continuará